28 jun. 2012

Es un sueño dentro de un sueño.

Y a veces de ahí no salimos. Engañados, vivimos engañados. Pensamos siempre en lo que queremos pensar.  Nunca olvidamos, solo aplacamos las memorias, las escondemos en el fondo, dónde no se ven, con los recuerdos viejos, los que cogemos a veces cuando queremos volver allí. Pero estos se cuelan sin muchas veces poder evitarlo, y hacen daño, y tanto.